El Cooperativismo como Política Económica Social Necesaria Para el Perú

Por Econ. Daniel Martínez Galarza

El Cooperativismo en el mundo mueve y congrega una gran cantidad de personas que se reúnen para realizar sus actividades económicas y de esta manera satisfacer sus necesidades en general. Esta es una forma de empresa que muy pocos hablan y menos aún se propone como una medida social en favor de las economías familiares y en general de la economía nacional. El cooperativismo promueve la organización de las personas para satisfacer, de manera conjunta sus necesidades; da la oportunidad a los seres humanos de escasos recursos, tener una empresa de su propiedad junto a otras personas. Más del 12 % de la población mundial es cooperativista, de acuerdo con el World Cooperative Monitor (2020), las 300 empresas cooperativas y mutuales más importantes del mundo suman un volumen de negocio de 2,14 billones de dólares; y de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, las cooperativas son importantes para mejorar la calidad de vida y trabajo de los seres humanos en el mundo, toda vez que generan más de 100 millones de empleos, promueven el trabajo, la creación de infraestructura y servicios esenciales no atendidos por Estados y empresas. Se estima, por ejemplo, que el 50 por ciento de la producción agrícola mundial se comercializa por medio de cooperativas, contribuyendo con ello a la reducción del hambre que padecen al menos 925 millones de personas alrededor del mundo.
Así pues, tenemos que es una de las formas más comunes de hacer empresa a nivel mundial sin necesidad de recurrir al estado o al privado involucrando a las personas de acuerdo a su actividad económica. El Perú, al ser un país que tiene como unos de sus principales actividades económicas a la agricultura, la figura del cooperativismo calzaría a la perfección aplicada a manera de una Reforma Agraria verdadera ya que no la podríamos llamarla una segunda reforma agraria como suelen decir los sectores de la izquierda debido a que no es la continuación de la reforma agraria de Velazco sino una reforma distinta con un sustento viable y aplicable a la actualidad, quizás son ideas que llenan de pánico al sector más conservador de la política pero los hechos a nivel mundial son irrefutables al igual que la figura de empresas estatales, nacionalización de sectores productivos y otros más que son combatidos con rabia irracional por parte de la derecha y gran parte de los medios de comunicación.

Las cooperativas en la agricultura genera empleo rural sostenible, e importante aporte para el desarrollo del pais

Lo importante del cooperativismo agrícola es que el estado después de aplicar su función subsidiaria con los pequeños productores en los al menos dos primeros años, ahora ya agrupados en cooperativas productivas, podrán transar dentro de un comercio más justo para ambos (estado-cooperativas agrícolas) siendo estas cooperativas los principales proveedores de productos para el gobierno peruano y quizás lo más resaltante de esta forma de hacer empresa es que está libre de ideologías políticas además de eliminar los conflictos sociales debido a la explotación de grandes empresas hacia el obrero agrícola. El cooperativismo en la agricultura ha dado resultado en todas partes del mundo, tanto en países del primer mundo como en países emergentes, capitalistas y comunistas, progresistas y conservadores; no importa la bandera y el tinte de la política simplemente es una manera justa y exitosa de generar riqueza y bienestar.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.