Democracia Cristiana – La nueva forma de hacer política

por | abril 28, 2022

“La Democracia Cristiana sin ser confesional, es la acción del cristianismo en la política”. Entendemos una nueva forma de hacer política: “la política social cristiana”, es otra dimensión de la caridad del ser humano, pues, se dedica al servicio del otro en cuanto a la toma de decisiones y acciones políticas concretas de parte de un gobierno democristiano en favor de la población de forma integral, preferencial por los más débiles, pero no excluyente de los privilegiados. Todos tenemos el derecho y la simultánea obligación de participar armoniosa y fraternalmente como peruanos en la búsqueda del bien común.

Los Demócratas Cristianos, estamos hechos de principios y valores cristianos que nos empinan sobre los principios y valores meramente humanos. De ahí la diferencia entre una libertad cristiana y otra mundana; entre una democracia cristiana y la democracia mundana; Entre lo terrenal temporal y el “effeta” que significa abrirse a lo trascendente, a lo que está mucho más allá infinitamente superior a sólo las fuerzas humanas.

Muchos podrán decir “yo soy social cristiano”; pero no todos darán testimonio de ello. El social cristiano es desprendido, austero, humilde y siempre presto al servicio, incluso desde su pobreza. Ama la vida y es preocupado por el otro. Es alegre y compartido, al punto que si debe quedarse sin pan para dar al otro debe hacerlo; si debe pasar frío para abrigar al otro, lo hace sin dudar; procura dar cobijo y enseñanza porque busca enderezar los caminos de la injusticia producto del egoísmo brutal del libre mercado; reconoce en el otro a un ser digno de igualdad en oportunidades aún si éste no es de los suyos; el social cristiano no es egoísta sino fraternalmente solidario pero ciertamente rechaza en toda su extensión y contenido las ideologías culturales y marxistas. La razón y el conocimiento en un social cristiano se desarrolla en el marco de un orden temporal moral y ético; en la defensa de la vida, en la auténtica libertad y la justicia; en el reconocimiento que todos los ciudadanos tenemos la misma dignidad y por tanto merecemos el mismo respeto y oportunidad. Promociona el bien común basado en el compromiso fraterno y solidario del desarrollo de la elevación de las condiciones impuestas por el subdesarrollo, vale decir, de situaciones sufridas y de miseria infrahumanas a humanas; y de estás a más humanas todavía, y, de allí hacia lo trascendente”.

Todos compartamos un mismo objetivo, el Bien Común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.